Calendarios, un aliado ideal y económico

Publicidad, ventas y psicología van de la mano. Cuando pensamos en un producto o servicio concreto, tenemos una lista mental de unas tres o cuatro empresas/marcas, y todo empresario/organismo pretende que la suya esté en el primer puesto. Pensemos por ejemplo en bebidas de cola, en mayonesa ligera o en el chocolate de la infancia, podemos estar seguros de que el 99% de nosotros hemos pensado en las mismas. Son empresas grandes, normalmente pertenecen a una multinacional, y desde esta perspectiva podemos preguntarnos: ¿Qué necesidad tienen estas empresas de publicitarse si ya tienen millones de clientes en todo el mundo? Pues al fin y al cabo la misma que nosotros: vender. Para ello debemos mantenernos en los primeros puestos de dicha lista mental. La batalla es la misma y la estrategia, seamos grandes o pequeños también.

Dicha estrategia habría que trasladarla a una escala más cercana, es por ello que podemos servirnos de elementos más económicos y cotidianos como la identidad corporativa, tarjetas, las lonas publicitarias, el roll up, la cartelería, la rotulación o el calendario, entre otros. Hablamos de un soporte con nuestro logo, colores y nombre, que podría estar, por ejemplo, en el día a día de un cliente potencial cada vez que se prepara el desayuno con la consiguiente fidelización, o los 365 días del año sobre una mesa de un despacho privado o público por el que pueden pasar entre 20 y 150 personas al día. Si hacemos los cálculos son millones los impactos publicitarios que podemos alcanzar mediante esta maravillosa y económica herramienta de marketing. no hay duda de que nuestros clientes actuales o futuros se acordarían de nosotros.

En Imprenta Higueras, disponemos de una gran variedad de calendarios.

Con respecto al formato, disponemos de calendarios de pared o de mesa, con numerosos gramajes de papel, tamaños, diseños (pueden ser personalizados) y acabados. En Imprenta Higueras, llevamos más de 56 años diseñando, imprimiendo y encuadernando este tipo de trabajos, por lo que sabemos exactamente lo que necesitarías y podemos asesorarte.

El mejor momento para ofrecer tus propios calendarios es la recta final del año, es decir en estos meses, de octubre a diciembre. Desde que asoman los primeros polvorones en un rincón del supermercado, ya nos vamos preparando para despedir el año, quitando los calendarios antiguos y colgando los nuevos con muchas ganas e ilusión a la espera de que este año que comienza sea igual o mejor.